Hoy, 11 de abril, he formalizado mi renuncia al acta de concejal por el Partido Socialista Obrero Español en el ayuntamiento de La Roda, del que he formado parte durante 14 años.

Con este acto, he decidido cortar el último vínculo que mantenía con la política institucional, probablemente el más simbólico y querido para quien escribe, no sólo por ser el ayuntamiento de mi pueblo el lugar en el que inicié una apasionante andadura política, sino por lo que para un servidor representa la política local, pórtico de entrada en la cosa pública que debiera ser de obligado tránsito para todo aquél que se aventura en esta singladura.

Motivos estrictamente personales me impiden continuar con el desempeño de una labor que exige compromiso, dedicación e ilusión.

De lo primero, de compromiso,  nunca podría tener queja quien me haya tratado en los últimos tiempos. Mantengo viva la pasión por unas ideas que sigo entendiendo plenamente vigentes. Más aún, esenciales, frente a una dialéctica como la actual, que amenaza con desbordar los últimos bastiones del estado del bienestar. Siempre me precié de ser hijo de esa creación política, del estado del bienestar, basada en la convicción de que no todos somos igualmente tratados por la vida cuando nacemos y crecemos. Y que por muy valioso y reconocido que deban ser el esfuerzo individual, el mérito y la excelencia, no todos gozamos de las mismas oportunidades en la casilla de salida. Por eso me comprometí con un ideario, el encarnado por la socialdemocracia, que partía de la necesidad de evitar que las desigualdades que nos marcan en la cuna se perpetúen hasta la tumba.

De lo segundo, de dedicación, a fuerza de ser sincero, andaba francamente escaso. Dificilmente se puede desempeñar un cargo que se define desde la cercanía y la proximidad cuando la vida nos conduce por otros senderos geográficamente distantes.

Pero es de ilusión de lo que más carezco en estos momentos, y es este un componente vital para desempeñar un cargo que exige la rendición de cuentas ante los ciudadanos que en su día votaron la lista de la que formaba parte.

Por respeto a ellos, he optado por dar un paso al lado y entregar el testigo a quien tenga en estos momentos la dedicación e ilusión de la que más necesitado ando en esta etapa. Demasiados años en primera línea. Más de los que considero razonables en el desempeño de un cargo electo.

Me marcho, consciente de la gratitud que debo a todos aquéllos que confiaron en mí y me permitieron alcanzar responsabilidades que nunca hubiera podido imaginar, con la misma humildad, honestidad y convicción con la que entré en política.

Pero es el momento de poner un punto y aparte.

Un día, ya lejano en el tiempo, escuché a Adolfo Marsillach decir “no porque se funda una bombilla voy a dejar de creer en la electricidad”, cuando le preguntaron por su identificación con el PSOE en tiempos sombríos de roldanes, rubios y filesas.

Grabé aquellas palabras en mi conciencia, como ejemplo de un compromiso político superador de las coyunturas y las miserias del momento. Hoy intento encontrarles un significado para mantener el norte en medio de contradicciones y regeneraciones tantas veces aplazadas. En medio de turbulencias que amenazan con la deriva, a fuerza de mediocridad y apelación a frases hechas como excusa para no pensar ni cambiar superadas estructuras internas.

Para no actuar o para no ofrecer una respuesta convincente a los incógnitas que quedan por despejar.

Incógnitas sobre lo que hacemos, sobre lo que no hicimos cuando pudimos hacerlo  y sobre lo que debiéramos hacer en un futuro que ya se me antoja perdido a fuerza de contemporizar y jugar con los tiempos, para esperar a que el temporal amaine y la nave recupere el norte, sólo en términos electorales, más por demérito ajeno que por una regeneración merecida a fuerza de escuchar lo que la gente demanda.

En lo personal, quien me quiera encontrar, aquí podrá hacerlo. En este último reducto digital en el que mi conciencia socialista seguirá latiendo con el brío de un compromiso personal y humano que va más allá del cargo y la militancia de conveniencia para censos, congresos y comités.

 En la pasión por la política y la lucha por una regeneración democrática de la que mi partido no se auto excluya por razones de conveniencia o coyuntura.

En la militancia sin estridencias, sin aventuras cainitas ni ajustes de cuentas.

Como Adolfo Marsillach, sigo creyendo en la electricidad. Pero me he vuelto más pragmático. Si la bombilla se funde, no esperaré a que alguien coloque en su lugar otra que ilumine parcialmente con luz tenue hasta que vuelva a fundirse.

Prefiero confiar en que será el amanecer el que termine por alumbrar las estancias y vencer las calculadas resistencias al cambio necesario del que cada generación tiene derecho a sentirse protagonista.

Hasta entonces, gracias y hasta siempre.

Facebook Comments

23 thoughts on “Gracias y hasta siempre

  1. Pues es una pena, Jesús. Ojalá que no lo dejes del todo y sólo renuncies a tu acta de concejal, porque ahora más que nunca necesitamos a personas comprometidas que luchen por el bienestar COMÚN. Espero que la vida te sonría. Un abrazo fuerte.

  2. siempre creí que llegarías a ser el mejor alcalde que un pueblo como la roda se merecía, no lo conseguiste pero sin duda has sido un concejal coherente y consecuente.
    Un abrazo

  3. Jesús, has sido (y eres) uno de los mejores políticos que conozco, y que ha dado La Roda. En estos 14 años, desde que te conozco, lo has demostrado con altura. Lamento mucho esta noticia, pero la entiendo y comparto. Te deseo todo lo mejor en lo profesional y en lo personal. Nos vemos.

  4. GRACIAS ,por contagiarnos tu valentía, ah y al menos a mi,gracias por tus pinceladas de la historia

  5. Me alegro por ti, Jesús. Creo que lo necesitabas. Supongo que es una decisión largamente meditada. Ya sabes que, aunque compartimos objetivos y no lo hacemos desde la misma óptica, estoy convencido de que en este pueblo necesitamos tipos como tú , ¡¡ qué gran Alcalde se ha perdido La Roda..!! La izquierda local se ha quedado un poco más huérfana. De todas maneras te deseo que se cumplan tus objetivos, personales y profesionales.

  6. Estimado amigo y compañero, lástima que no puediesemos cambiar el rumbo de nuestro pueblo, estoy convencido que para bien. Y más allá de tus errores y tus muchos aciertos, lo cierto es que ves más allá de lo que suelen ver nuestros actuales obtusos políticos. Quizás las personas como tú, que podéis ver más allá, podáis mirar el futuro con esperanza, esa que desaparece con la mirada torpe de la política cortoplacista actual. Espero que te vaya muy bien en esta nueva andadura.

  7. Jesús, Jesús Perea, ha roto el último eslabón institucional que tenia con la política. Ha formalizado su dimisión como Concejal del PSOE de La Roda. Para mi y para muchos que creemos en la politica de verdad, es una triste noticia.
    Aparte de persona íntegra, honrada, abnegada, con ideas e ideales, y con principios era y creo que sigue siendo uno de los pilares, junto con otros jóvenes, fundamentales para la renovación real y necesaria del PSOE y de la izquierda en Albacete. Se que se va triste, cansado y buscando aires nuevos que aquí las estructuras anquilosadas del PSOE de Albacete y los viejos del aparato le impidieron tomarlo.
    Suerte amigo y compañero, y sobre todo hasta pronto, haces mucha falta.

  8. Aunque no lo parezca estamos de duelo ( tras de que no sois muchos los que se parten la cara desde la izquierda por este pueblo )

  9. Muchas gracias por tus palabras, Pedro. Pero no me digas eso ni en broma, jeje. Hay muchos que se parten la cara, y no sólo desde la primera línea de la política. Además ahora es el momento de empezar a levantar la cabeza y luchar por lo que consideramos justo desde muchas tribunas, no sólo desde la política institucional. Un abrazo y muchas gracias por entrar en este blog. Aquí me tienes para lo que necesites.

  10. Mata… qué quieres que te diga que no sepas. Muchas gracias por tus palabras y toda la suerte del mundo para tí también y todos los que continuáis al pie del cañón en la lucha, aunque sea a través de la palabra escrita en blogs como el tuyo que ya sabes que sigo. Ya sabes que a veces es mejor tomar distancia para mirar las cosas con perspectiva, porque a otros les ocurre todo lo contrario y acaban confundiendo deseo con realidad. Ya vendrán nuevos aires, seguro. Aún a costa de derrotas y sinsabores. Un fuerte abrazo.

  11. Braulio, si realmente viera más allá, te habría hecho caso en muchas cosas tiempo atrás, empezando por este blog que al final se ha convertido en una criatura propia de la que, te reitero, eres mecenas, coautor intelectual e inspirador. Que todo el mundo lo sepa. Y aunque la vida te haya hecho un experto en el lenguaje de la informática, los unos y los ceros, todos sabemos que eres más humanista, poeta y filósofo que yo, jejeje. Mándame fotos, que no se te olvide; que necesito inspiración y tú eres de esa clase de personas que mejoran a los que tienes alrededor. Un fuerte abrazo, amigo.

  12. Ciertamente lo necesitaba, Herminio. Y creo que el partido en La Roda también, porque a veces es mejor que nadie imagine falsas tutelas ni dependencias unipersonales que limitan el espacio a los que de verdad están partiéndose la cara allí. Un fuerte abrazo y saludos a Ruperto. Mucho ánimo en los retos que hay por delante, que algún día darán frutos.

  13. Antonio, aunque ya te sigo en facebook y leo todo lo que escribes, seguiré también tu blog para no perder la perspectiva toledana de la vida, la cultura y las letras. Ojalá nos hubiéramos conocido mejor en persona en la anterior etapa, en el Gobierno. Pero, bien mirado, conocernos a través de la palabra escrita es reconciliarnos con la esencia del lenguaje, de cuyo manejo por tu parte tanto aprendo a fuerza de leerte. Un fuerte abrazo y sigamos practicando la coherencia allá donde la vida nos lleve.

  14. Ramón, gracias por vuestro apoyo durante todos estos años. Y gracias por soportar mis monólogos sobre la historia. Mira que era cansino, jeje..

  15. Gracias, Ana. Mucha suerte en tus nuevos proyectos profesionales. Fue un placer conocer alcaldes y alcaldesas como tú.

  16. Gracias, Jesús. Dale un fuerte abrazo a toda la familia, en especial a tus padres, porque son bellísimas personas. Dile a tu padre Ezequiel, que nunca olvidaré la noche del debate, en Teleroda, en el 99. Y la alegría que me contagió cuando lo ví aparecer por el paseo de los Tristes. Es uno de esos momentos que no se me van a borrar jamás, sobretodo por la idea de que por primera vez en mucho tiempo, la izquierda en La Roda festejaba y sonreía después de tantas derrotas y sinsabores. Un fuerte abrazo y sigue con tu labor de mecenas cultural en La Roda. Lo que has hecho y haces con Trivium es una bendición para el pueblo.

  17. Muchas gracias por tus palabras. Al final lo que cuentan son los votos en las urnas, benditas sean, aunque a veces no nos guste lo que dan. Pero fue un honor representar a tanta gente en La Roda y luchar por lo que creía y sigo creyendo. Un abrazo y muchas gracias, de veras.

  18. Como decía aquél, si la vida no nos sonríe, al menos nosotros sí le sonreiremos a ella. De momento necesitaba mirar desde otra perspectiva y tomar distancia aunque nunca renunciaré a mis ideas. Pero catorce años, de forma ininterrumpida en primera línea son una barbaridad.
    Un abrazo y Toda la suerte del mundo en tus proyectos.

  19. Hasta siempre, compañera. Ahora me sentiré más libre de compartir músicas contigo en el facebook. Un abrazo y mucha suerte en el ejercicio. Ahí también se necesita de gente con corazón y principios como tú.

Deja un comentario