DEMASIADO CORAZÓN

  A mí me gusta apelar a los sentimientos en política. Y no sólo por una cuestión ibérica, que ayuda a empatizar con un electorado, el nuestro, que gusta de abrazarse, gritar y festejar mucho más que por otros pagos a los que nunca llegaremos a parecernos, pese a estar enamorados de la ética danesa […]

Leer más "DEMASIADO CORAZÓN"