Política y antipolítica. El triunfo de los idiotas

Los griegos antiguos acuñaron el término idiota para aludir al ciudadano que no se interesaba por los asuntos públicos de la polis. Ojala que en España se deje de alimentar el desencanto y la deserción ciudadana a fuerza de no cambiar lo que se debe cambiar. Dentro, en los partidos, y fuera, en las instituciones. No hacer nada, con la que está cayendo, equivale a institucionalizar la idiotez.

Leer más "Política y antipolítica. El triunfo de los idiotas"

El día en que la Constitución perdió su C mayúscula

En la Facultad de Derecho me enseñaron a reverenciar el texto constitucional casi con la misma mística con la que Moisés  debió dirigirse a los israelitas para contar a los cuatro vientos los mandatos que Dios, guiando su mano, le había hecho esculpir en piedra para el buen gobierno moral de su elegido pueblo.  No […]

Leer más "El día en que la Constitución perdió su C mayúscula"