Política y antipolítica. El triunfo de los idiotas

Los acontecimientos recientes -25-S, incidentes en torno al Congreso y deserción ciudadana en masa de las instituciones democráticas- merecen una reflexión profunda. No añadiré lo de “sosegada” como adjetivo que acompaña al sustantivo “reflexión” tan frecuentemente, porque casi siempre suele ser la coartada para no abordar los problemas en caliente, esperando que pase la tormenta y termine por escampar. Y siendo un servidor amante confeso de la moderación, me permitiré esta vez expresar algunas ideas de forma directa y concreta.

En España, el número de ciudadanos que ven en los políticos un problema para el país crece de forma constante. Y la respuesta de los grandes partidos es la prevista, por el momento.

Sigue leyendo